Blogia
altermediareflexiones

¿Qué Es La Revolución Hoy?

¿De qué hablamos cuando hablamos de Revolución?

 

Las fuerzas alternativas al capitalismo: políticas, ecológicas, espirituales o culturales, viven a la defensiva soportando el permanente asedio de las fuerzas más reaccionarias en todos los frentes.

 

 

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE REVOLUCIÓN?

Uno de los axiomas indiscutidos del marxismo afirma que el deber de todo revolucionario es hacer la revolución. Pero… dicho así, en abstracto, queda excesivamente impreciso. ¿Por qué impreciso? Porque mucho después de Marx, en el siglo XXI y tras tanta sangre de los pueblos derramada sin éxito estamos obligados a preguntarnos qué es una verdadera revolución. ¿O es que acaso es igual el modelo defendido por los soviets de Kronstadt que el modelo leninista que los masacró a las órdenes de Trotsky? ¿Es igual el modelo estalinista que hizo eliminar a su vez aTrotski que el modelo antiburócrata de Rosa Luxemburgo, o el Consejismo de A. Pannnecoek? ¿Y qué me dicen de la limitada experiencia Yugoslava de autogestión obrera con un gobierno proruso y estalinista como el de Tito?...

Y por referirnos a los tiempos actuales, ¿dónde inscribir al modelo castrista? ¿Cómo calificar la llamada Revolución islámica, tan diferente según el país a que nos refiramos?..Por no hablar de lo que ha degenerado Rusia hasta parecerse a un neozarismo capitalista y mafioso,o China, con su paso del estalinismo más clásico aún presente en Corea del Norte, al capitalismo pragmático semiprivado/ semiestatal con que intenta configurarse el modelo chino bajo la cobertura oficial y cínica de país comunista con su correspondiente partido hegemónico estalinista   y único posible. Y para no hacer demasiado largo el recuento, díganme en qué se parece el anarquismo teórico o los planteamientos cristianos revolucionarios – y no hablo de los “teólogos de ninguna liberación”-a cualquiera de ellos.

UNA SOPA DE CONCEPTOS ADULTERADOS
Una cosa es cierta, sin embargo: la humanidad ha fracasado hasta hoy mismo en sus intentos de liberarse de la opresión de las clases dominantes con uno u otro nombre civil o religioso y a la clase más oprimida, la que depende de un salario o un patrono cualquiera, le ha sido impedido dirigir su propio proceso liberador tanto por el capitalismo como por pretendidas vanguardias supuestamente revolucionarias actuando en su nombre, supuestamente por su bien, perocallando su boca cuando obtienen la victoria con su ayuda / su sangre.

De modo que a la hora de plantearse el tema de la revolución, uno puede sentirse revolucionario pero muy desconcertado sobre qué es y qué es lo que no se ha hecho todavía para que salga bien ninguno de los intentos.

Y aún aumenta más el desconcierto cuando se encuentra en la práctica de los partidos que se dicen comunistas en los países europeossu lastre ideológico autoritario y contradictorio entre teoría y práctica, su falta de democracia interna real, los muchos personalismos, las muchas camarillas y grupos y la falta de unidad entre tantos de esos grupos que se autoproclaman revolucionarios.

En estas falsas democracias –que no se denuncian como falsas mientras se aspira a ser diputado “de izquierdas”-los que fueron votados están muy lejos de la idea de potenciar la democracia participativa desde la base y menos aún a revisar qué elementos teóricos deberían ser revisados, qué nuevos conocimientos incorporados, qué conviene desterrar del pasado y cómo afrontar unidos todos los movimientos anticapitalistas la progresiva anulación del individuo y de los derechos conseguidos por los pueblos tras siglos de lucha. Y es preciso acercarse con humildad al estudio der todo esto desde los avancesde una ciencia que nada tiene que ver con la imagen del universo de la que partieron Marx, Engels o Lenin.

Todo movimiento que quiera ser duradero ha de partir de un conocimiento lo más exacto posible de las leyes que rigen el universo material y espiritual, y eso fue lo que intentaron Marx y Engels en su época. Ahora sus seguidores se preocupan más por los problemas sociales y la acción puntual y menos por la elaboración de un pensamiento coherente capaz de desenmascarar las mentiras de la ciencia al servicio del capitalismo y permitiendo que en este terreno    gane también la batalla como hasta ahora.

Del mismo modo, se dan por buenas las ideas del materialismo dialéctico basadas en una concepción de la filosofía completamente ajena a las consecuencias que para el pensamiento moderno supone la convergencia de la Física cuántica, la teoría de la relatividad, las experiencias transpersonales en psicología y las aportaciones de la mística cristiana y oriental. Todo eso forma un nuevo “paquete” de conocimientos que el pensamiento revolucionario contemporáneo no ha abierto todavía, y que de hacerlo  supondrñia tener  que revisar los presupuestos teóricos de Marx, dejando a salvo sus análisis económicos.

Los partidos de izquierda defensores de formar parte de Parlamentos carecen de planteamientos teóricos unitarios y convincentes y de suficientes apoyos sociales y con semejante actitud de suave y acomodaticia oposición, son abandonados con toda razón por la inmensa mayoría del electorado, aún del electorado obrero más revolucionario, así que vegetan sin apenas auditorio los diputados del ala “roja” en los Parlamentos.

Y aunque lo tuvieran, la estructura misma del sistema parlamentario partidocrático en que ha derivado el parlamentarismo burgués tradicional, ahora en manos de las multinacionales que lo manejan como a marionetas, de poco serviría intentar introducir en ellos por un partido extremista una ideología revolucionaria por muy avanzada que fuese, pues los supuestos representados, los pueblos, los trabajadores del tipo que sea, los jubilados y amas de casa, los sectores profesionales, los estudiantes, los despedidos, los que buscan su primer empleo, los inmigrantes, los que acabaron las prestaciones sociales, no están presentes nunca como fuerzas organizadas en los partidos que se dicen del pueblo, ni en los Parlamentos que se dicen democráticos.

¿Dónde está su voz? Deberían tomarla ellos mismos, desde luego, pero eso precisa mucha fuerza, mucha convicción, mucha esperanza en la propiaca pacidad, mucho altruismo…Y mucha  conciencia y claridad de ideas que hoy no se poseen.  Hay que empezar por esto.

El capitalismo clásico agoniza envenenado por sus propios excesos, víctima de su avaricia desmedida y de su desprecio a todo cuanto es posible imaginar con verdadero valor, pero dispuesto – como todas las bestias a punto de morir- a llevarse por delante a quien sea. Demomento se llevó la democracia burguesa, aceleró la destrucción del llamado socialismo real en los países donde se practicaba bajo el estalinismo el capitalismo burocrático de Estado hasta hacerlos cómplices (la antigua URRSS y China). Está dispuesto a impedir cualquier construcción alternativa (golpe de Estado al Chile de Allende, apoyos a gobiernos reaccionarios y grupos paramilitares antisociales, proyectos de bases militares en Colombia)   para controlar Sudamérica, o intentar dividir y destruir el Estado (Bolivia, Venezuela) o ahogarlo (Cuba).

Sin tregua, anda tras el gobierno mundial del pensamiento único denunciado por Orwell, que pretende ser liderado por los EEUU. Para ello cuenta con la colaboración interesada de sus aliados occidentales, el sionismo internacional con el FMI, el Banco Mundial, la OMC y todos los gobiernos títeres de los países ocupados militarmente y sumidos en guerras made in usa (Irak, Afganistán, Pakistán) los gobiernos latinos sumisos como México, Colombia y Perú,  y todos los alejados de la influencia izquierdista de los Evo, Chávez y Correa.

O SEA, QUE:
Resumiendo,vemos que los modelos tradicionales de la izquierda han sido agotados y consumidos por la experiencia histórica, y que no existe ahora mismo un modelo teórico de nuevo cuño que potencia le unidad de los oprimidos, ni existe en estos el nivel de conciencia colectiva–no sólo únicamente  social, sino ética- capaz de hacer frente al capitalismo. Los trabajadores ya no son solo los obreros de Marx, sino algo más amplio y con intereses a menudo encontrados entre sí a nivel país y a nivel internacional.

Las fuerzas alternativas al capitalismo (sean políticas, ecológicas, espirituales o culturales) viven a la defensiva teniendo que soportar el permanente asedio de las fuerzas más reaccionarias en todos los frentes (medios, educación, cultura, políticas ultraconservadoras) mientras se deviene más y más hacia estados policíacos,el neofascismo toma fuerza en Europa (Italia es un caso llamativo), en Israel y en los EEUU, por no citar la falta progresiva de libertades elementales y el desprecio a los derechos humanos en estos mismos países (derechos laborales y sociales, emigración) y en otros como China, Irán, Arabia Saudí, o Rusia y a la libertad religiosa en Alemania, por poner algunos ejemplos.

NUEVAS IDEAS ENCIERRAN NUEVOS MUNDOS

Cada vez resulta más evidente la necesidad de unidad,de nuevo cuño que:

1 Reniegue del caudillismo mesiánico y de las vanguardias dirigentes que exigen controlar los procesos sociales y políticos.

2 Renuncie a la idea de DICTADURA hasta de la del proletariado, porque ya nadie quiere dictaduras nuevas-bastantes hay ya- ni el proletariado es el que era cuando Marx. En su lugar debería hablarse de democracia real, que es la democracia participativa, de toma de conciencia para limitar el autoconsumo y favorecer el ahorro energético y   el de materias primas y los cambios reales de modelo social y económico que solamente pueden venir de una conciencia ética y social madura capaz de organizarse desde las bases (barrios, etc)

3 Potencie las organizaciones de base desde los barrios hacia arriba, desde la idea de horizontalidad solidaria, cooperativa y antiburocrática y defienda la idea de democracia participativa desde el ámbito social y profesional partiendo de las asociaciones del municipio, como alternativa al modelo presente. hasta llegar a constituirse como órganos de poder popular en los ayuntamientos y todos los órganos de decisión hasta llegar al propio Parlamento. Si no se ha conseguido eso hasta hoy es porque falta esa doble  conciencia.

4 Informe por los medios a su alcance de la necesidad de formar cajas de solidaridad, y promover la formación de cooperativas de todo tipo con ayudas estatales para paliar los efectos de la caída del capitalismo de libre mercado que lleva a crisis irremediables.

4 Denuncie ante la opinión pública la impunidad con que los ricos y empresarios manejan su dinero en paraísos fiscales o mediante deslocalizaciones oportunistas, exigiendo a los gobiernos y jueces que acaben de una vez con estas injusticias.

5 Potencie cada vez más la unidad de todos los oprimidos por el Sistema para exigir Justicia por encima de Derecho.

6 Renuncie al papel de comparsa de izquierdas en los parlamentos del capitalismo y los denuncie como obstáculos de la verdadera democracia.

7 Fomente la conciencia revolucionaria ética, pacifista, ecologista y de elevados valores espirituales y morales entre los que pueden servir como base de referencia los Diez Mandamientos y el Sermón de la Montaña de Jesús el Cristo, valores de conciencia sin los cuales es impensable formar sociedades superiores a estas donde predomina el individualismo egoísta y gregario y están ausentes los valores de conciencia.

8 Difunda valores culturales alternativos en el tema de las energías o del pensamiento anticapitalista y favorezca el pensamiento crítico en lugar de mirar como sospechosos enemigos del pueblo a quienes no coinciden con las ideas de algún comité central o grupo de difusión de ideología izquierdista. Las ideas equivocadas, si lo están, deben demostrarse en lugar de censurarse. Es preciso fomentar el debate de ideas y alejarse de las posturas clásicas de la intransigencia de los que creen poseer alguna bula de Marx.

9 Reivindique la nacionalización de la banca y el fin de las ayudas de los gobiernos a los mismos que nos llevan a la ruina. Las ayudas a las empresas deberían desviarse hacia  la formación de  cooperativas y el apoyo a las existentes

10 Denuncie el papel colaboracionista de los sindicatos oficialistas.

11 Defienda la creación de escuelas públicas y gratuitas a todos los niveles y con mayores inversiones,donde los padres y los profesores definan los calendarios escolares y los valores a trabajar en las aulas de acuerdo con las necesidades reales de las familias. Y defienda la libertad de las familias para educar a sus hijos en casa.

12 Obstaculice todos los procesos que pone en marcha el Sistema para privatizar escuelas, hospitales y universidades.

13 Aúne esfuerzos con todos los movimientos espirituales, pacifistas, ecologistas y antisistema en general con vocación autogestionaria, democrática e internacionalista.

14 Organice medios de difusión propios para promover el desarrollo de iniciativas y de ideas favorables para el cambio de la sociedad de la violencia organizada a la sociedad de la conciencia pacífica y cooperativa.

15 Promueva campañas para que la iglesia católica deje de ser subvencionada lo más mínimo. Esto mismo sería aplicable a cualquier otra iglesia o religión, aunque se garantice la libertad de credos.

…Y otros aspectos que podrían contemplarse, como el trabajo decidido por la erradicación definitiva del trabajo infantil, de la prostitución, del machismo yde la doble explotación de la mujer y de la violencia que se ejerce contra ellaen todo el Planeta desde su niñez.

Estas ideas podrían servir como instrumentos de liberación, pero conviene insistir que todo cambio revolucionario nace primero en la conciencia del amor altruista,luego busca ideas para expresarse y finalmente tiende a la acción cooperativa y pacífica como última fase del proceso. En la medida que estos tres pilares sean coherentes entre sí y actúen correctamente en la misma dirección, vendrá el éxito. No es un camino fácil, porque exige cambios de conciencia personal, no sólo idearios sociales, y porque actualmente el pensamiento revolucionario está demasiado atrapado por el pasado, disgregado y falto decontinuidad en las acciones, y al final ni siquiera existe un consenso general  unitario sobre el modelo alternativo de sociedad  pues los activistazs sociales, los  políticos  las o­ngs , los políticos, los profesores, los revolucionarios espirituales, etc. van cada uno por su lado. 

Aunar esfuerzos superando prejuicios y “marcas” sería algo muy urgente. Es muy urgente esa unidad de las fuerzas anticapitalistas, pero eso tardará. Falta una discusión larga y tranquila sobre aspectos como los señalados,pero sobre todo falta algo que nunca existió: la conciencia revolucionaria espiritual, que precede a la social.

Una conciencia revolucionaria espiritual no admite jerarquías ni culto a la personalidad ( con ella no hubieran sido posibles Lenin, ni Stalin, ni Mao, ni Fidel ni siquiera Chávez).

Una conciencia revolucionaria no es sólo política, sino holística, total. Abarca todos los aspectos de la vida sin exclusión de ninguno,y trabaja por unificar pensamientos, sentimientos y conductas, sin imposiciones de ningún comité central, , a favor de la paz y la idea de comunidad. Una conciencia revolucionaria es antidogmática y abierta a todo proceso de cambio positivo para sí y para el conjunto.

Una conciencia revolucionaria, finalmente,se muestra a favor de todas las libertades,  fomenta la libertad de expresión, rechaza gurús censores que indiquen lo que es o no es correcto,y es partidaria de todos los códigos de derechos de civilización que hoy no practica ningún gobierno, da igual como se llame.

Que esta larga reflexión sirva a mis hermanos en algún aspecto es mi único deseo.

 
COMENTARIOS

#2.- EXCELENTE, SOLO LE FALTARÍA...

Alejandro Sánchez  |09-08-2009 01:47

Agregar que para llegara esa Conciencia Altruista se necesita de una Civilización de la Conciencia Altruista (ver http://altermediareflexiones.blogia.com/temas/evolucion-cultural-y-nueva-civilizacion.php, http://altermediareflexiones.blogia.com/2007/080501-historia-de-la-evolucion-de-la-conciencia-humana.php y http://argentina.indymedia.org/news/2009/03/662427.php) Esto en lo práctico se lograría a través de una pedagogía liberadora integral, convinada con luchas sociales y técnicas efectivas que despiertan la conciencia altruista (ver http://www.astroseti.org/vernew.php?codigo=1804, http://www.kaosenlared.net/noticia/la-oracion-y-la-neuroteologia) Como escribí en otro comentario "Estas técnicas pueden complementarse  a las movilizaciones populares para hacer una 'revolución social de conciencias' dónde la poesía, el canto y la danza forman parte de las protestas junto a momentos de introspección meditativa liberadora y trascendental. La ciencia nos indica las herramientas, úsemosla para superar el actual estado de primitividad autodestructiva" Es lo que de a poco estamos haciendo en el sur de Paraguay a través de una radio comunitaria. Llevará años, pero es el camino más efectivo según los estudios científicos modernos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres